jueves, octubre 22, 2015

"... y entonces llegó el Hada Buena y le dijo a la hermosa princesa, no, reina: No te preocupes, agitaré mi varita mágica y conseguiré para ti que los días tengan 40 horas y las semanas sean de 9 días, 6 de ellos festivos".

Es decir, que este curso no tengo tiempo ni de respirar, menos mal que conocía los rudimentos de Scratch. Retomarlo ha resultado muy agradable y en apenas un ratito ha salido un pequeño programa con el que lo he pasado bien y que me permite centrar además en siguiente reto.

Lo que sí me ha quedado claro es que me apetece muchísimo empezar Scratch con mis alumnos de Tecnología de 1º de ESO. Creo que les va a gustar y les resultará muy motivador, aunque me preocupa que son muchos (treinta y pico), que la sala de ordenadores es canija y que tenemos aquellos maravillosos IBM negros (el que más falla, el del profe, qué te parece). Que sí, que nos han llegado los portátiles, pero no tenemos dónde ponerlos.

En fin, ahí va el mini juego:


domingo, octubre 11, 2015

Como soy una intrépida (o una descerebrada), el curso pasado la vida me llevó a impartir Tecnología por primera vez en mi idem. Lo primero, una sustitución de dos semanas a principio de curso de esas que te hacen acordarte de la familia de la persona a la que sustituyes (la sinceridad ante todo).

¿Qué hacer? Pues toma "Proyecto Minecraft": diseñar y construir en equipos de 3-4 personas un personaje Minecraft "colorful, minecraft style, easy to construct and cheap" (que doy clase porque tengo una bonita habilitación, que si no de qué).

Un grupo de alumnos me presentó un personaje muy bien hecho: troquelado, un color impresinante... tan solo se les olvidó comentar que habían comprado el recortable. Punto para ellos, que se la colaron a la teacher. Menudas risas debieron echar a mi costa.

Sin embargo, el proyecto me gustó tanto (y a los chavales también) que lo retomé en el centro en el que tuve finalmente vacante (media jornada, 10+15 alumnos... no hay mal que por bien no venga, dice el refrán). Y nuevamente lo retomo este año con mis dos grupos de 1º que imparto como afín (el resto, hasta 20 horas, de Biología). Como además las clases de Biología (primera vez que imparto, que no se diga) las estoy gamificando, ando loca. Así que aprovecho las artimañas aprendidas de unos imberbes y os presento a Steve, mi NooBot para el MOOC.

Steve ni siquiera es mío, es de la Minecraftiana de la familia. En unos días os presentaré los trabajos de mis chicos de este año, aunque por ahora, aquí van algunos del año pasado:

Y aquí el personaje que da pie al post y que me enseñó que no se debe minusvalorar la picaresca de un alumno ante el trance de entregar un trabajo (¡y yo que pido los trabajos a mano para que no copien de wikipedia!!).


Para plantillas, basta una búsqueda en google. Y si os interesa el planteamiento que sigo, aquí está el post en el blog correspondiente. 

Y, finalmente, la foto del día: Broussonetia papyrifera (Morera de papel, Moraceas).




lunes, octubre 05, 2015

Si te suenan esas palabras es que eres de mi quinta. Aquí venía cuando la abuela de "Las chicas de oro" iba a contar una de sus batallitas... Pues eso.

En julio de 2014 acababa yo de presentarme (por vez primera y despúes de un porrón de años dedicandome a otros asuntos) a la oposición de Biología con muy escasa fortuna cuando la Comunidad de Madrid abrió una bolsa extraordinaria para profesores de Tecnología/Inglés. Y yo me dije "hombre, si resulta que mi licenciatura es una titulación afín, qué curioso. Y tengo un C1 sacado por libre hace un par de años con mucho esfuerzo. Allá voy". Qué atrevida es la ignorancia.

¿Qué pasó? Como estaba previsto, contra todo pronóstico me llamaron por Tecnología (sí, en inglés). ¿Habéis impartido alguna vez una materia de la que en realidad no teníais ni idea?

Pues resulta que me gustó. Tanto que este curso con la oferta de vacantes de biología (con inglés, of course) en la mano elegí la que incluía 4 horas de tecno.

La culpa es de la robótica. No se trata de que sea el futuro, ni de que crea que el pensamiento computacional se va a convertir en la panacea que enseñe a nuestros niños a pensar. En mi caso es mucho más sencillo: me mola.

Igual os podría decir eso de dominar las fuerzas telúricas del universo (vulgo electricidad) y ponerlo al servicio del ser humano y tal, pero me temo que es pura y simple maravilla: hago un "juguete" que me hace caso (por no hablar de las lucecitas y los sonidos estridentes).

A la espera de que me de tiempo a realizar el reto semanal del MOOC "CÓMO INTRODUCIR LA PROGRAMACIÓN Y LA ROBÓTICA EDUCATIVA EN TODAS LAS MATERIAS" del INTEF (causante de todo este jaleo y al que estáis invitados a apuntaros, que por algo es gratis), os dejo el cucabot que realizamos el curso pasado con el alumnado de 3º de ESO con dos motores DC, dos finales de carrera, un interruptor, portapilas y un par de ruedas, todo ello sobre una crujiente base de porexpan. Toda la información necesaria (y mucha más) la podéis encontrar en esta página.




Y aquí va la foto del día:

Cichorium intybus (Achicoria)

domingo, octubre 04, 2015

Internet está lleno de cadáveres. Mejor dicho, está lleno de zombis, muertos vivientes muchos de ellos surgidos de los dedos de innumerables docentes que un día comenzaron un curso en el que una de las primeras tareas consistía en...abrir un blog.

Hace tiempo que soy dueña y señora de unos cuantos de estos zombis. Algunos de carácter profesional (como los que suelo usar como blog de aula con mayor o menor fortuna). Otros de carácter más personal (aunque tengo cierta tendencia a convertir mis aficiones en mi trabajo, como el cuenta cuentos o la flora y fauna). Y este que alguien está leyendo en este momento: mi rincón.

El rincón de Nika Canika (mi alter ego cuentero) nació con una idea, pasó por una transformación que lo convirtió en mi blog de dibujo (algún día ilustraré mi propio álbum idem) y finalmente se renueva para ser "el blog de los MOOC". Una nueva etapa cuyo objetivo es salvar vidas inocentes: no más muertos vivientes en la Red.

¿Que qué tiene que ver esto con la robótica? Pues, como decía el chiste "¿Es usted agente secreto? Aaah". Lo sabrán en el próximo post.

Postdata: la foto de la araña no es por nada, es que estoy usando la aplicación del móvil y es un pelín complicado. Se llama Argiope bruennichi.